Oficina de Turismo Virtual

TOUR VIRTUAL AL MORILES - CORDOBA

TOUR VIRTUAL AL MORILES - CORDOBA
  • La producción del vino ha estado siempre ligada a este joven pueblo nacido en el año 1912. Fue entonces cuando la aldea de los Zapateros, dependiente entonces de la ciudad de Aguilar de la Frontera, se convierte en término municipal independiente con el nombre de Moriles, por los pagos próximos a la localidad llamados los Moriles Altos y Moriles Bajos. Los pagos de Moriles Alto pertenecen a la Zona de Calidad Superior donde se produce la uva de mayor calidad. La Iglesia de San Jerónimo del siglo XIX, y los numerosos lagares tradicionales constituyen el origen de Moriles, de los cuales todavía encontramos innumerables vestigios que rodean el municipio y que constituyen un importante patrimonio.

    La historia de los Zapateros va unida durante el siglo XIX al espectacular y rápido aumento de población; en 1818 era de unos 200 vecinos que se constituyen en parroquia dependiente de Aguilar de la Frontera. A principios del siglo XX la población era ya un núcleo importante, con más de 1.500 habitantes, formando una pedanía del Ayuntamiento de Aguilar de la Frontera. Es entonces cuando empieza su proceso de emancipación.
    Dos típicas fiestas dotan de singularidad a este municipio: su Semana Santa, declarada de Interés Turístico de Andalucía y la Cata del Vino que se celebra el último fin de semana de septiembre.

    La Cata ofrece en cada edición, junto con la exposición de productos de las bodegas, lagares y establecimientos gastronómicos, variadas actividades como son la exhibición de venenciadores y venenciadoras infantiles, que muestran su maestría al escanciar el vino; la cata dirigida por expertos, las visitas guiadas a los lagares u otras más originales y atrevidas como el vuelo en parapente sobre los viñedos. Una buena forma de celebrar el éxito de la vendimia después de un largo año de cuidados y desvelos.

    El vino y el buen comer propician el hermanamiento cordial y los morilenses acogen con los brazos abiertos a los numerosos visitantes que acuden estos días y que, sin duda, repetirán al año siguiente.

    Existe una bonita Ruta de los lagares, bodegas y gastronomía que propone un recorrido pormenorizado por el municipio. Una experiencia que no se debe perder quien aprecie lo que vale la cultura del vino.

    En Moriles la uva complementa platos como la sopa de gato, hecha con rebanadas de pan, aceite crudo y sofrito. El día de la Candelaria se festeja con productos de la matanza. Al día siguiente, San Blas, se bendicen roscas de pan unidas con lazos de colores y que se comen esos días. Por Semana Santa destacan los platos a base de bacalao. Son típicas las albóndigas de pescado y las Cofradías suelen preparar potajes con bacalao frito para compartir con sus paisanos. En vendimia el arrope y las gachas de mosto endulzan a los morilenses. Platos fríos muy populares son el picaíllo de tomate o el salmorejo con una guarnición especial: cascos de tomate, habas verdes y jamón, acompañado con patatas fritas gruesas. También son típicos las naranjas picás con bacalao, y las flamencas rellenas de gambas.

Categorias